Algunos de los mitos más comunes alrededor de este tipo de producto son su coste, su impacto en el medio ambiente o la necesidad de prescripción médica. Todas son creencias erróneas que te impiden experimentar la comodidad y facilidad superiores de las lentes de contacto desechables diarias.

Los optometristas y diferentes organismos de salud coinciden en que las lentes de contacto diarias son mejores para tu salud visual. Sabiendo esto, ¿qué te impide hacer el cambio? ¡Es posible que tu rechazo hacia las lentillas desechables diarias se deba a nada más que un mito!

Sigue leyendo mientras desacreditamos cinco mitos comunes sobre las lentillas desechables diarias.

Mito 1: Las lentillas diarias son muy caras

En algunos casos, es cierto que las lentillas diarias son más caras que sus homólogas de uso prolongado. Pero utilizando lentes de contacto desechables, no tendrás que volver a preocuparte por comprar soluciones de mantenimiento o estuches portalentillas cada pocos meses.

Incluso teniendo en cuenta estos pequeños ahorros, las lentillas diarias suelen ser un poco más caras que las mensuales o bimensuales, sobre todo si las utilizas diariamente.

Si eres un usuario esporádico o utilizas tus lentillas de forma ocasional, ¿ya te has preguntado qué tipo de reemplazo es más conveniente para tu bolsillo? Hay una tendencia a creer que se pueden hacer 30 usos de una lentilla mensual. Sin embargo, la vida de una lentilla mensual es de 30 días tras haber abierto el blíster, incluso si las guardamos en el portalentillas.

Si utilizas tus lentillas un par de días a la semana, cambiarte a lentes de contacto diarias puede salirte hasta un 20% más barato que las lentillas mensuales, ya que estas no “caducarían” 30 días después de haberlas abierto.

Considerando además los numerosos beneficios de las lentillas diarias para tu salud ocular, ¡vale la pena gastar un par de euros más al mes!

Mito 2: Las lentillas diarias son perjudiciales para el medio ambiente

El uso de lentes de contacto diarias tiene un impacto ambiental, ¿pero sabías que el impacto es menor que la huella de carbono que dejamos utilizando gafas o lentillas de uso mensual?

Un solo par de lentes de contacto diarias contiene alrededor de 25 miligramos de plástico. Esto significa que un suministro anual de lentes desechables produce poco más de 9 gramos de desechos plásticos. Esto es igual a dos tarjetas de crédito.

Las gafas, en comparación, usan alrededor de 35 gramos de plástico. La mayoría de nosotros cambiamos de montura cada 2 años más o menos, resultando en una cantidad de desechos plásticos mucho mayor que utilizando lentillas de uso diario.

Si las comparamos con las de uso prolongado hay que tener en cuenta las botellas de solución, así como los estuches portalentillas. Los desechos plásticos de estos productos equivalen a 2-5 años y 4-8 años de lentillas diarias, respectivamente.

Mito 3: Las lentillas diarias se caen fácilmente de los ojos

Cuando hablamos de lentes de contacto podemos distinguir dos grandes familias: blandas, y rígidas permeables al gas. Las lentillas diarias desechables pertenecen al grupo de las lentes blandas.

Esta diferenciación en dos amplias categorías ha llevado a muchos a pensar que una lentilla diaria se puede caer más fácilmente del ojo. Pero, ¡nada semejante! Al utilizar un material más fino y suave, los párpados rozan su superficie de manera casi imperceptible, por lo que rara vez estas se caerán de tus ojos.

Al contrario, las lentes rígidas, tienen un diámetro menor y utilizan materiales constructivos más duros. Al parpadear estas no solo son a menudo incómodas, sino que se pueden desprender más fácilmente debido al continuo contacto con los párpados.

Frotarse los ojos es una de las principales causas de pérdida o caída de una lente de contacto. Y nos frotamos porque las lentillas nos molestan. La suavidad de las lentillas diarias harán que casi ni las notes cuando las llevas puestas, disminuyendo el riesgo de pérdida.

Mito 4: Las lentillas diarias no corrigen el astigmatismo o la presbicia

Hay una tendencia a creer que problemas visuales como el astigmatismo o la presbicia son más complicados de corregir con lentes de contacto que la miopía o la hipermetropía.

Las lentes de contacto que tratan el astigmatismo o la presbicia se llaman tóricas o multifocales, respectivamente. Y hubo un tiempo, efectivamente, en que este tipo de lentilla solo estaba disponible en la variedad rígida permeable al gas, o mensual, ¡pero esto ya es historia!

Gracias a los avances tecnológicos en productos de contactología, tanto si sufres de astigmatismo, como de presbicia, podrás corregir tu visión con lentillas diarias disfrutando de la comodidad e hidratación de las lentillas desechables.

Productos de los principales fabricantes mundiales como Acuvue 1 Day Moist for Astigmatism, ClearVision Bio Fresh 1 Day Multifocal o Acuvue Oasys 1 Day for Astigmatism te permitirán corregir tu visión de forma eficaz.

Mito 5: Las lentillas diarias no son adecuadas para el ojo seco

Existe un riesgo entre los usuarios de lentes de contacto de desarrollar una afección conocida como síndrome del ojo seco. Al no llegar suficiente oxígeno al ojo durante el uso de lentes de contacto, este comienza a producir menos lágrimas, y como consecuencia, su lubricación disminuye.

Tradicionalmente los materiales utilizados para la fabricación de las lentes rígidas permitían un mayor aporte de oxígeno al ojo, que los plásticos y siliconas utilizados para las lentillas blandas. Sin embargo, ¡los nuevos materiales han convertido esto en un mito!

Gracias a la gran variedad existente de lentes de contacto diarias desechables podrás disfrutar de una excelente lubricación y humectación ocular. Presta atención a estos factores de selección:

  • Material: Hidrogel o hidrogel de silicona, ambos son plásticos porosos que permiten que pase más oxígeno a los ojos. Las lentes de hidrogel de silicona son generalmente más porosas y, por lo tanto, más cómodas.
  • Contenido de agua: un mayor contenido de agua, medido en porcentaje, no es equivalente a una mayor hidratación. La razón, cuanto mayor contenido de humedad, más agua de los ojos puede absorber una lentilla.
  • Tecnología de parpadeo: parpadear más o menos es un factor decisivo a la hora de evitar la sequedad ocular. Algunas lentillas diarias contienen una tecnología que ayuda a liberar una mayor cantidad de humedad a nuestros ojos con cada parpadeo. Lentillas diarias como Dailies AquaComfort Plus, ClearVision Bio Fresh 1 Day o Biotrue 1 Day, son algunos de los mejores ejemplos.

¿Ya estás convencido de que las lentillas diarias son las mejor opción para ti?

Ahí lo tienes: ¡5 mitos desmentidos! ¿Estás listo para pasarte a las lentillas diarias desechables? Si es así, visita alguna de nuestras ópticas asociadas para obtener tu prescripción y recibir consejos acerca de los productos que mejor podrán adaptarse a tus ojos.