¿Eres un entusiasta de la natación, los deportes acuáticos, o estás deseando disfrutar de esas bien merecidas vacaciones en la playa?  Si además sufres de una deficiencia visual, las lentes de contacto pueden convertirse a tu aliado ideal para practicar estas actividades en libertad y disfrutando de una perfecta calidad visual.

Lentes de contacto y agua

Partamos de un supuesto: las lentes de contacto nunca deben entrar en contacto con el agua. Aunque no lo veamos, en el agua se encuentran múltiples bacterias, microorganismos y virus, culpables de la mayoría de infecciones e irritaciones que nuestros ojos pueden sufrir.

Teniendo en cuenta que únicamente los líquidos y soluciones de mantenimiento son capaces de desinfectar y limpiar las lentillas, se podría fácilmente llegar a la conclusión de que nadar con lentes de contacto es completamente desaconsejable. Sigue leyendo y descubre que puedes disfrutar de tus actividades acuáticas favoritos protegiendo tus ojos.

Sí es posible nadar con lentillas

Es perfectamente posible nadar con lentes de contacto. Simplemente será necesario respectar y tener cuenta ciertas reglas para proteger en todo momento tu salud ocular.

Antes de sumergirte en la piscina o en el mar, ponte unas gafas de bucear y verifica que estas están bien fijas. De esta manera estaremos evitando cualquier filtración de agua que pueda entrar en contacto con los ojos, y por consiguiente, con las lentillas.

Elegir el tipo de lentilla adecuada para este tipo de actividad es imprescindible. Las más recomendables son las comprar lentillas desechables diarias , ya que al ser reemplazadas después de cada uso se evitará la acumulación de suciedad. Si prefieres utilizar lentillas quincenales o mensuales, recuerda desinfectarlas y limpiar después de nadar para impedir que las bacterias y microorganismos causen algún mal a tus ojos.

Además, el material constructivo de las lentes de contacto también es importante. Independientemente del tipo de reemplazo, las lentillas blandas y de hidrogel de silicona son más recomendables. Sus características específicas evitarán que virus o bacterias se depositen sobre la superficie, protegiendo así tu salud ocular.

Más ventajas de nadar con lentillas

Si vas a practicar actividades acuáticas en el exterior, el uso de lentes de contacto, no solo te aportará comodidad y practicidad, sino también muchas otras ventajas.

La superficie del agua refleja casi hasta el 80% de los rayos del sol, por lo que la exposición a los rayos UV es mucho mayor. Elige siempre lentillas con protección UV y estarás así protegiendo la córnea de la exposición a la radiación ultravioleta.

En ambientes exteriores, sobre todo en la playa, la acción de agentes externos como arena, polvo y viento puede dar lugar a reacciones alérgicas. Usar lentes de contacto en estos casos puede suponer una protección extra para tus ojos al impedir el contacto directo con estos agentes.

Antes de decidirte a utilizar lentes de contacto en la piscina o en el mar es importante que acudas y pidas consejo a tu óptico-optometrista. De esta manera podrás estar seguras de llevar a cabo tus actividades favoritas protegiendo tus ojos y salud visual. En nuestro sitio web, podrás tienda de 123Optic con el asesoramiento de nuestros ópticos asociados.