¡Ah, los años universitarios! Tiempo de aprender, hacer amigos, trabajar duro, y divertirse todavía más. También puede que sea la primera vez que vivas solo. Si eres un estudiante universitario que utiliza lentes de contacto, es posible que tengas algunas preguntas sobre cómo cuidar tus lentillas mientras disfrutas de la vida universitaria.

¡Es por eso que hemos creado esta lista con algunos consejos específicamente pensados para ti, estudiante universitario! Aquí tienes seis buenas prácticas que te ayudarán a cuidar tus lentes de contacto y tus ojos.

1. No intentes ahorrar dinero reutilizando tus lentillas diarias

La vida universitaria es cara. Lo entendemos. Además de la matrícula y los libros, ahora también eres responsable de comprar tu ropa, comida, transporte, y salir de fiesta. Probablemente estés buscando maneras de ahorrar dinero.

Las lentes de contacto diarias desechables son muy cómodas, pero pueden ser un poco más caras. Por esta razón, es posible que te estés preguntando si puedes usarlas un par de días más que el tiempo de uso recomendado. Aunque te mereces un aplauso por tratar de ajustarte a tu presupuesto, esta no es la mejor forma de hacerlo.

Las lentillas diarias tienen este nombre por una razón. Están diseñadas para utilizarlas un solo día. No deben usarse varios días debido a los materiales utilizados para su fabricación. Si te las pones durante más de un día, es posible que no llegue suficiente oxígeno a tus ojos, y correrás el riesgo de sufrir molestias, sequedad e irritación ocular.

Tus ojos incluso pueden llegar a expulsar células para luchar contra el invasor que se niega a irse. Este proceso podría dañar tu córnea y dejar cicatrices, lo que puede conducir a la pérdida de visión.

Nada de eso vale los pocos euros que ahorrarás utilizando tus lentillas más de una vez. ¡Seguro que encontrarás alguna manera de ahorrar que no ponga en peligro tu salud visual!

2. No duermas con lentes de contacto

Aquí tienes algunos hábitos que pueden ayudarte a recodar sacarte las lentillas tras una noche de fiesta:

  • Deja tu estuche portalentillas en algún lugar que te ayude a recodar sacarte las lentillas. Chicas, vuestro bolso o cartera es el sitio ideal.
  • Escríbete una nota de recordatorio y deja el mensaje en tu almohada o espejo.
  • Si de verdad creer que no serás capaz de recordarlo, utiliza gafas en lugar de lentillas para no tener que volver a preocuparte.

Para estar siempre preparado, incluso si tu destino final tras una buena noche de fiesta no es tu cama, recuerda llevar siempre contigo tu estuche, líquido de mantenimiento, y un nuevo par de lentillas si utilizas diarias.

¿Por qué es todo esto tan importante? Dormir con lentillas es realmente malo para tus ojos. Diferentes estudios han demostrado que la mayoría de las infecciones corneales ocurren cuando las personas duermen con lentes de contacto. Dado que estas limitan el oxígeno que llega a los ojos, y que además los párpados están cerrados, realmente estarías buscando problemas.

No te quedarás ciego por dormir con lentes de contacto. Pero aquellos que lo hacen tienen muchas más posibilidades de sufrir una inflamación, infección o incluso una ulcera corneal.

3. No utilices tus lentillas toda la noche mientras estudias

Se aproxima un gran examen y te propones pasar una noche entera en vela estudiando. Usar tus lentes de contacto durante toda la noche no es buena idea. Recuerda, tus ojos necesitan oxígeno, por lo que utilizarlas de forma continua, mientras hacen esfuerzos, puede ser perjudicial.

Y no es solo esto, sino que utilizar tus lentillas de forma continua durante tanto tiempo conduce a la acumulación de depósitos. Estos depósitos hacen que tus ojos se sientan incómodos y pueden causar visión borrosa.

Por lo tanto, si planeas pasar la noche en vela, sácate las lentillas a la hora a la que te hubieses acostado y ponte las gafas. Al día siguiente podrás volver a ponértelas para tu examen. Esto le dará a tus ojos el descanso necesario que necesitan para mantenerse saludables.

4. No compartas tus lentillas con tus compañerxs de piso

Desde que eras pequeño te han enseñado a compartir. Y hacerlo con tus compañerxs de piso puede ser divertido. Sin embargo, no se deben compartir cosas que se pongan cerca o en los ojos.

Aquí tienes el por qué:

  • Tu óptico ha seleccionado tus lentillas especialmente para ti, y las características específicas de tus ojos. Aunque veas bien las lentillas de tus compañerxs de piso, posiblemente no están adaptadas a tus ojos. No compartas tus lentillas y evita irritaciones, rasguños e infecciones.
  • Aunque no lo creas, el maquillaje para los ojos también contiene muchas bacterias. Evita utilizar el rímel de tu compañera y no correrás el riesgo de sufrir incómodas infecciones o conjuntivitis.

Pásalo bien compartiendo cenas, ropas y momentos con tus amigos, ¡pero bajo ninguna circunstancia compartas tus lentillas o maquillaje!

5. No olvides la higiene

Lávate siempre las manos antes de tocar tus lentes de contacto. Estamos siempre en contacto y rodeados de diferentes patógenos, y las manos, más que ninguna otra parte de tu cuerpo, pueden acumular bacterias. ¡Nada que no pueda solucionar un poco de agua y jabón!

Una enfermedad común en los campus universitarios es la conjuntivitis. Nos frotamos los ojos, tocamos objetos, y los gérmenes se esparcen por todas partes. Si has tocado el mismo objeto, y no te has lavado las manos antes de ponerte las lentillas, antes de que te des cuenta podrías tú también tener los ojos rosados y llorosos.

Al ponerte, quitar y limpiar tus lentillas asegúrate de que tus manos están limpias y secas. Presta además especial atención a la limpieza y desinfección de tus lentes de contacto.

Y no te olvides del estuche portalentillas. Un estuche sucio también propagar gérmenes. Cada vez que te pongas las lentillas, frota bien los pocillos con solución de mantenimiento y déjala secar al aire.

6. No te olvides de tu óptico

Es normal que como estudiante no te apetezca ir al médico o a revisar tus ojos. Pero piensa en cuánto los necesitas en tu día a día. Es importante que te revises la vista una vez al año. Durante la visita tu especialista te examinará la vista y se asegurará de que tus lentillas todavía están bien adaptadas para que puedas seguir utilizándolas en total comodidad.

Y no tengas en reparo en hablarle acerca de tu estilo de vida y necesidades específicas. Que las lentillas te molesten, no seas capaz de ponértelas o quitártelas fácilmente o no veas bien con ellas, no es normal. Tu optometrista sabrá ayudarte en estos casos.

¡Eso es todo! Esta publicación explica las principales cosas que los estudiantes deben saber sobre el uso de lentes de contacto. Más importante aún, lo que no se debe hacer.

Disfruta de tus años universitarios. Aprende todo lo que puedas. Diviértete y sal de fiesta. Pero lo más importante, continua disfrutando de una excelente vista y mantén tus ojos sanos.

¿Te has animado a probar lentes de contacto?

¿A qué esperas para disfrutar del más elevado confort y calidad visual? Visita alguna de nuestras ópticas asociadas para obtener tu prescripción y recibir consejos acerca de los productos que mejor se adaptan a tus ojos, o visita 123Optic, y descubre la mejor y más grande variedad de lentillas diarias y ofertas.