Uno de los problemas más molestos relacionados con nuestros ojos que puede aparecer durante el uso de algunas lentes de contacto, es el síndrome del ojo seco.

En este artículo descubrirás qué es, cómo detectar los síntomas, posibles causas y qué puedes hacer tú para acabar con este problema.

Qué es el síndrome del ojo seco

El ojo seco es una falta grave de lubricación en el ojo, provocada por una falta de líquido lagrimal. Esto puede ser muy molesto e incluso causar dolor en situaciones de baja humedad en el aire.

La sequedad ocular ocurre cuando tus ojos no son capaces de producir suficientes lágrimas para mantenerlos lubricados. También puede deberse a la “baja calidad” de las lágrimas, o una falta de “aceites” en su composición. Sin los componentes adecuados, las lágrimas se secan más rápido, dejando los ojos irritados.

La sensación suele ser bastante incómoda. Si sufres de sequedad ocular, puedes notar picazón, ardor o irritación ocular. Esta dolencia puede ser crónica en personas de avanzada de edad, debido a ciertos tratamiento médicos, o a enfermedades autoinmunes.

Sin embargo, suele darse más bien debido a condiciones ambientales. Lugares secos, con aire acondicionado, el avión, los cambios estacionales o las pantallas de dispositivos electrónicos son algunos ejemplos.

Existen tratamiento particulares que pueden proporcionar alivio a los ojos secos. Tu médico podría recetarte, por ejemplo, el uso de gotas oculares o sugerirte algunos cambios sencillos en tu estilo de vida.

Pero, antes de entrar en estos pequeños cambios que podrían ayudarte a mantener tus ojos saludables, discutamos las causas.

Síntomas del ojo seco

Aquel que tiene esta molestia se siente como si tuviera arena o un cuerpo extraño en el ojo, y le da muchas ganas de tocárselo, y parece que la sensación nunca se vaya a ir.

Sentir un ardor insoportable que no te deja vivir tranquilo es algo habitual. Este quemazón puede acabar enrojeciendo también los ojos. Algo que asusta, pero es común, es ver un poco borroso. Aunque no te preocupes, porque es algo temporal.

Muchos que han tenido el síndrome del ojo seco también afirman que sienten cómo los párpados parecen pesar y cuesta mantenerlos abiertos. Además, en casos más severos cuesta mirar directamente a la luz.

Causas del ojo seco

Existen muchas posibilidades por las que puede existir este problema.

Puede ser tanto culpa de alguna medicación que estás tomando como de la sequedad del ambiente o de problemas internos. Que desembocan en la falta de humectación de los ojos.

Esto lo estudiaremos más adelante, pero primero te queremos explicar porqué sucede la sequedad ocular.

¿Qué provoca los síntomas del ojo seco?

Nuestros ojos tienen una película lagrimal con una composición particular. Consiste en una capa mucosa, una capa acuosa y una capa aceitosa externa. Hay múltiples maneras en que la película lagrimal puede ser interrumpida.

Por ejemplo, un bloqueo en las glándulas pequeñas (meibomianas) en uno o ambos párpados puede provocar una disminución en la producción total de lágrimas y, al mismo tiempo, un aumento de su evaporación.

Esto se debe a la interrupción de la capa aceitosa, resultando en ojos secos.

Son muchos los factores que pueden crear sequedad ocular:

  • Alergias estacionales.
  • Especialmente píldoras anticonceptivas, antidepresivos, descongestionantes y antihistamínicos.
  • Edad avanzada.
  • Ambientes húmedos, secos y ventosos.
  • Cambios hormonales drásticos, ya sea durante el embarazo, o tras la menopausia.
  • Mirar fijamente la pantalla de un dispositivo electrónico, resultando en la reducción de la frecuencia de parpadeo.

Como hemos dicho, el problema del ojo seco proviene de un fallo en la capa lagrimal. En el momento en el que uno de esos integrantes es insuficiente, la composición del lagrimal se vuelve inestable, y esto provoca el problema de los ojos secos. Dependiendo de qué componente falte, estaremos hablando de un tipo de ojo seco u otro, y determinará cuál será el tratamiento ideal, que nos aconsejará nuestro oculista de confianza.

Aunque eso no es todo. La intensidad de los síntomas dependerá de diversos factores, que si conocemos bien podremos utilizar a nuestro favor para no sufrir tanto.

Reconociendo los ojos secos

Los signos y síntomas afectan, generalmente, a ambos ojos. Si sufres del síndrome de ojo secos notarás:

  • Moco fibroso dentro o alrededor de los ojos.
  • Una sensación de picazón, ardor o escozor.
  • Enrojecimiento ocular.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Sensación de que hay una partícula molesta en tu ojo.
  • Dificultad para utilizar lentes de contacto.
  • Fatiga ocular frecuente o visión borrosa.
  • Ojos llorosos, como respuesta natural del cuerpo a la irritación de los ojos secos.
  • Dificultad para conducir de noche o en la oscuridad.

Factores a conocer para prevenir el ojo seco

El ambiente

Para mantener la solución acuosa de la capa lagrimal, es muy importante que tengamos un mínimo de humedad en el ambiente, garantizando así que el líquido no se evapore y empiecen los dolores.

En el interior de los hogares hay que tener mucho cuidado con el aire acondicionado y la calefacción, que tiende a bajar mucho la humedad presente en el aire que toca nuestros ojos. Una posible solución a esto pueden ser los humidificadores.

En este artículo te explicamos qué hacer cuando usas lentillas y padeces alergias ambientales.

Radiación solar

En el exterior también puede pasar. Aquella gente que tiene los ojos sensibles también tendrá problemas cuando hace mucho viento y el clima es muy soleado o seco.

Recomendamos que en estos casos se protejan los ojos con unas gafas de sol homologadas, ya que si no, exponemos nuestros ojos a la radiación UV, que puede originar, además, problemas como las cataratas o la degeneración macular.

Razones químicas o hormonales

Uno de los síntomas que se pueden dar durante el embarazo o la menopausia es la sequedad de ojos. La lágrima suele presentar un exceso de grasa, lo que empeora su calidad y genera ojo seco

También se han visto algunos síntomas al tomar anticonceptivos de toma oral. Cuando el cuerpo cambia, la capa lagrimal se puede desequilibrar y causar este problema.

No pestañear suficiente

Hoy en día está comprobado que cuando utilizamos pantallas eléctricas reducimos nuestra frecuencia de pestañeo, algo que empeora nuestra hidratación ocular e irremediablemente nos puede causar ojo seco.

Padecer hipermetropía

Una complicación que nos hace sobreesforzar mucho más la vista es la hipermetropía. Al ser un problema para ver de cerca, obliga a la persona a mirar fijamente el objeto o las letras.

En todo caso, recomendamos tener la costumbre de parpadear de forma profunda y constante para mantener la capa lagrimal en buen estado.

El mal uso de lentillas como causa del ojo seco

No limpiar bien la lente de contacto o usarla má tiempo de lo normal reduce el paso de oxígeno a través de ella, lo que origina la deshidratación del ojo.

Con un uso normal y responsable, el problema del ojo seco se puede evitar por completo. Revisa este artículo sobre el malestar por uso de lentes de contacto.

Aquellas personas que ya sean propensas a este problema, podrán ver aumentada su sequedad durante el uso de algunas lentes de contacto, sobre todo al principio. Si estas no se adaptan bien a los ojos, pueden entorpecer aún más su hidratación

Sin embargo, no está todo perdido, en 123Optic hemos encontrado la solución para que puedas aliviar tu problema y puedas vivir cómodamente usando lentillas.

Tratamiento para el ojo seco

Mientras aplicas los consejos de prevención que te hemos dado, necesitarás una forma de hidratarte los ojos directamente. Y, obviamente, necesitarás añadir componentes químicos que equilibren tu capa lagrimal.

Una de las mejores formas de tratar el síndrome de ojo seco (sobre todo si vas a usar lentillas) es ayudar a tus ojos a recuperar su hidratación natural mediante las gotas oculares.

Están pensadas para hacer tu vida mucho más fácil. Serán tu mejor aliado tanto dentro como fuera de casa y aliviarán los síntomas más molestos.

Pero como siempre, visita a un profesional de la Vision un Óptico-Óptometrista para que te recomiende la manera más adecuada para ti de aliviar el síntoma de los ojos secos.

9 formas de tratar la sequedad ocular

Si tienes a menudo los ojo secos, presta atención a las situaciones o causas que pueden provocar tus síntomas.

Una vez hayas reconocido estas causas, podrás buscar soluciones para prevenir los síntomas de la sequedad ocular. Aquí hay nueve formas de prevenir o aliviar el problema:

  1. Evita corrientes de aire en tus ojos. Los culpables comunes suelen ser ventiladores, aires acondicionados, calentadores y secadores para el pelo.
  2. Aumenta la humedad del aire a tu alrededor. Un humidificador, por ejemplo, es la solución perfecta a este problema.
  3. Utiliza gafas de sol. Para proteger tus ojos de la sequedad, las gafas de sol envolventes, que impiden que el aire acceda a tus ojos, son una buena solución.
  4. Dale un descanso a tus ojos. Si estás llevando a cabo una tarea que requiere concentración visual, como leer, es vital dejar descansar a los ojos de forma regular. Cierra los ojos durante unos minutos, o parpadea repetidamente durante unos segundos. Esto te ayudará a extender la lágrimas uniformemente sobre tus ojos. Otro truco es apartar la vista de la pantalla, proporcionando alivio a los músculos en tensión.
  5. Reconoce el entorno que te rodea. El aire en los aviones, las zonas áridas o a gran altitud suelen ser bastante secas. Una buena hidratación y cerrar los ojos con frecuencia durante unos minutos, te ayudará a minimizar la evaporación de las lágrimas.
  6. Mantén la pantalla del ordenador debajo del nivel de los ojos. Cuanto más alta la pantalla, más tenemos que abrir los ojos para mirarla. Mantener los ojos medio cerrados ayuda a evitar la evaporación de las lágrimas, y permite un mayor ritmo de parpadeo.
  7. Todo lo que nuestro cuerpo absorbe puede afectar a los ojos. Incluido el tabaco. Dejar de fumar puede ayudar a prevenir y remediar la sequedad ocular. Tu médico puede ayudarte a diseñar un plan para dejar de fumar. Y si eres fumador pasivo, intenta mantenerte alejado del humo del tabaco.
  8. Asegúrate de llevar siempre contigo lágrimas artificiales. Esto puede salvarte de un momento muy incómodo en varias ocasiones. Incluso cuando no notas ningún tipo de molestias, un par de gotas puede ayudarte a mantener los ojos bien lubricados.
  9. Haz cambios en tu dieta. Intenta incorporar más alimentos ricos en vitamina A y ácidos grasos Omega-3. Ambos son importantes para la producción de lágrimas y la salud ocular. Algunos de los principales alimentos ricos en estos nutrientes son las nueces, el pescado, brócoli, zanahorias e hígado.

¿Lentes de contacto y ojos secos?

Si usas lentes de contacto ¿sabías que muchas están diseñadas específicamente para combatir el ojo seco?

Los avances tecnológicos han permitido crear lentes de contacto en materiales innovadores y altamente transpirables. La última tecnología en materiales se conoce como hidrogel de silicona.

Las lentillas fabricadas con hidrogel de silicona requieren, de forma general, menos humedad que otras lentes de contacto. ¡Y menor cantidad de agua, significa mayor oxígeno!

El oxígeno pasa más fácilmente a través de la lentilla hasta tu córnea, manteniendo tus ojos siempre sanos y bien hidratados.

¿Te has planteado utilizar lentes de contacto diarias? Este tipo de lente se desecha al final del día, después de cada uso. Este sistema de reemplazo puede proporcionar un mayor alivio para los síntomas del ojo seco, y sobre todo, evitar infecciones.

Al utilizar cada día una lentilla nueva, no solo estás proporcionando a tus ojos una lentilla fresca, con una capa exterior intacta, que permite una perfecta trasmisión de oxígeno y respirabilidad. Estarás además permitiendo disfrutar a tus ojos de una perfecta higiene, sin ningún tipo de suciedad o patógeno, que pueda acelerar la aparición de síntomas relacionados con la sequedad ocular.

Es fácil aliviar los ojos secos

Independiente de la causa de la sequedad ocular, es importante tratar los síntomas lo más pronto posible. No esperes hasta que las condiciones empeoren.

Los ojos secos tienen más riesgo de sufrir infecciones o rasguños, y con lágrimas insuficientes, tu visión también se puede volver borrosa.

La mejor manera de hacer que tus lágrimas fluyan normalmente una vez más, es acudir a tu optometrista. Él te ayudará a identificar la razón detrás de tu ojo seco, y sabrá proporcionarte una solución.

Y como en 123Optic nos preocupa tu salud visual, nos hemos rodeado de los mejores ópticos especialistas, para poder resolver todas tus dudas.

¡Tus ojos te lo agradecerán!